9 de septiembre de 2015

We need more postcards



Necesitamos más postales y aprender a reconocer la letra del otro. Porque ése es uno de los pocos secretos que nos quedan. Conozco tu preferencia por los stickers de cactus pero no el gesto de tu mano al escribir la primera letra de mi nombre. Yo te preguntaría, ¿qué tal te ha ido el día? Y esa pregunta junto a un sello en una postal de catedrales, adquiriría de repente toda la importancia del mundo. Y así sabrías que me importa de verdad y que no es una de esas frases hechas que se dicen junto a las puertas. Sería capaz de esperar una semana para enterarme de que el miércoles fuiste al dentista a hacerte una endodoncia. Así imaginaría que en el camino de vuelta de la oficina de correos a tu casa te dolerían los dientes tanto como me echas de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario